Decoración estilo mediterraneo

Estilo mediterraneo

El estilo mediterráneo de decoración, como su nombre lo dice, es originario de las zonas que bordean las costas del Mediterráneo, España, Turquía, Grecia, Italia, Norte de África. Las características más sobresalientes son la luminosidad, el colorido y el mobiliario rústico.

El estilo mediterráneo es originario de la España meridional, Turquía, Grecia, África del norte e Italia. Es un estilo simple, inundado de luz y color. Una de las premisas del estilo mediterráneo es la claridad, los ambientes están inundados por la luz solar. El color y calor de este estilo despiertan la alegría de vivir, es una decoración relajada y cálida, que trae reminiscencias de las vacaciones.

Sus colores principales son el blanco y toda la gama de colores pasteles, como el aguamarina, el verde oliva, el ocre, que baña las paredes conjugándose con una decoración bastante despojada, sin recargas de elementos ni accesorios, pero que no deja de ser realmente cálida y bonita, buscando integrar parte de la naturaleza en cada uno de los ambientes.

Los suelos rústicos, de terracota, madera, techos con vigas a la vista, patios interiores llenos de plantas, y azulejos o mosaicos, sobresalen en éste tipo de estilo. La decoración es despojada, con pocos elementos y algo fantasiosa.

El hierro forjado tiene una alta participación, en lámparas, marcos para cuadros, espejos y es uno de los elementos que junto a la madera, se entremezclan para lograr excelentes combinaciones, otorgando así una decoración, que hace del estilo mediterráneo, uno de los más distendidos, sin complicaciones, donde la imaginación brilla, y la naturaleza de los materiales utilizados, aporta calidez y deseos de vivir plenamente vuestra vivienda.

Los azulejos y mosaicos son muy empleados tanto para recubrir las paredes de baños y cocinas, como para los patios. El hierro forjado figura en todos los ambientes, en lámparas, espejos, enrejados, marcos, patas de muebles, etc.

Los muebles macizos rústicos en maderas naturales también caracterizan este estilo.

Los materiales más usados en los suelos son las losas de barro cocido y la madera, pero también pueden usar azulejos y ladrillos, creando un patrón de decoración.

En los techos las vigas de madera se dejan a la vista para darle un aire rustico.

Los patios interiores es uno de los sitios comunes en una casa de estilo mediterráneo y en el centre de algunos se suele ver un estanque con decoración de azulejos.

Las paredes suelen estar recubiertas de piedra encalada o bien con yeso un material muy usado para este tipo de decoración, encontrándotelo en estanterías o en poyetes.

La cocina en el estilo mediterráneo:

El estilo mediterráneo en la cocina tiene un aspecto de las cocinas de antaño, los elementos naturales están presentes por doquier, las hierbas secas colgando en manojos de las vigas, las flores frescas en jarrones de barro. Los azulejos en tonos ocres. También abundan los muebles rústicos de maderas maciza, que combinan con las vigas expuestas en los techos. Otra característica del estilo mediterráneo es la cocinas de hierro fundido como las de las de antes, cacharros de hierro y cobre.

 

El baño del estilo mediterráneo:

Al igual que en la cocina, la madera es la protagonista, con muebles bajo mesada, pisos, sillas o sillones, incluso recubrimiento de paredes (de maderas tratadas). Además de las tradicionales cerámicas y azulejos, sin olvidarnos del gres y la terracota.